sábado, 9 de febrero de 2019

AL PURDY Poeta de Canadá

POETAS SIGLO XXI - ANTOLOGIA MUNDIAL + 20.000 POETAS: Editor: Fernando Sabido Sánchez #Poesía : AL PURDY [16.583] Poeta de Canadá: Al  Purdy    Alfred Wellington  Purdy    Nació el 30 de diciembre de 1918. Murió el 21 de abril de 2000.  Poeta canadiense en l...

Al Purdy  

Alfred Wellington Purdy  
Nació el 30 de diciembre de 1918. Murió el 21 de abril de 2000. 
Poeta canadiense en lengua inglesa, nacido en Wooler, Ontario, en 1918. Es uno de los poetas que más ha marcado el rumbo de las jóvenes generaciones.

Pasó su infancia en Trenton, Ontario, y fue educado en el Albert College, Belleville. En 1930 fue a Vancouver, donde trabajó por algunos años en una fábrica de colchones y en establecimientos similares. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Royal Canadian Air Force. Viajó por Canadá, Cuba, México, Grecia, Turquía, Italia, Francia, Japón y África. Le otorgaron el premio del Gouverneur Général por Cariboo horses (1965).

Además de su obra poética, Purdy escribió obras para la radio y la televisión, y numerosos ensayos sobre sus viajes que fueron publicados en Maclean´s y Weekend Magazine y recogidos en un volumen bajo el título de No other country (1977). Editó los libros de poesía de Milton Acorn, I´ve tasted my blood (1969), y de Andrew Suknaski, Wood Mountain poems (1976); y compiló las antologías Fifteen winds (1969), Storm warning (1971) y Storm warning II (1976).

Maestro del humor y la ironía, abordó la temática canadiense desde una posición autobiográfica e incluso confesional, pero marcada por un lenguaje cortante y coloquial. Durante los años sesenta, se abrió a un mayor experimentalismo formal en la línea de la "Open form".

Dentro de su producción poética, conviene destacar The enchanted echo (1944), The crafte so longe to lerne (1959), Pressed on sand (1955), Emu, remember (1955), Poems for all the Annettes (1962), North of summer: poems from Baffin Island (1967), Wild grape wine (1968), In search of Owen Roblin (1974), Being Alive. Poems 1958-1978 (1978) y The stone bird (1981).



El poema de Al Purdy, Tentativa:

El único gesto desafiante del hombre
ante el universo hostil o indiferente
es pararse afuera en la noche
después de la cantidad requerida de cervezas
y con una elegante y enorme parábola
tratar de mear las estrellas fracasando magníficamente
fracasando magníficamente.






Mantuvo correspondencia con el poeta Charles Bukowski. 

Bukowski las publicó con el título Las cartas de Bukowski y Purdy: una década de diálogo 1964-1974 (1983). 

La fina corteza del melocotón: las cartas Bukowski-Purdy

Publicado por Luis Ingelmo


Este epistolario entre el borrachín de Los Ángeles y el canadiense, no menos dado a la ebriedad, Al Purdy, recoge la correspondencia que ambos poetas intercambiaron durante los años ’60 y ‘70 del siglo pasado y que, entre chascarrillos y cuchicheos, dio como fruto un texto lírico y, en ocasiones, sobrecogedor. En él, sobre todo, se masca el juego de la ficción y la realidad con el que tanto disfrutaban, ése de los álter egos y los personajes detrás de las palabras. Creo que, de las 37 de la colección, la carta con la que más he disfrutado ha sido la nº 18, una verdadera bomba de relojería que te explota en los ojos y en las uñas. Me llama la atención también la nº 24, en la que Bukowski menciona a William Wantling, en una época de su vida en la que aún le consideraba “uno de los suyos”, es decir, un poeta con garra y fuerza y toda la bravuconería machota de la que un Bukowski cuarentón y pendenciero se servía para irse labrando su imagen de cabrón degenerado. Y tengo dos noticias, una buena y otra mala; la mala es que no hay traducción al español de este epistolario; la buena es que sé, de muy buena tinta, que hay por ahí un traductor fanfarrón que se ha propuesto que alguna editorial acabe por aceptarle el texto. Ya veremos.

[Seamus Cooney (ed.), The Bukowski/Purdy Letters: A Decade of Dialogue, 1964-1974, Sutton West, Ontario, & Santa Barbara, CA: The Paget Press, 1983, 117 pp.]



O poeta morto

Modificou-me na placenta
o irmão morto antes de mim
construindo um lugar no útero
ao saber que eu estava por vir:
escreveu palavras nas paredes de carne
pintando uma mulher dentro da mulher
sussurrando uma débil canção de ninar
que ressoa em meu coração cego ainda

Os outros eram lenhadores
pugilistas do agreste e agricultores
suas mulheres mansas e meigas
deles nada sobrevive
apenas uma imagem dentro da imagem
um fogão, uma chaleira fervendo
-- o que mais explicaria a mim mesmo
de onde essa música vem?

E agora em minhas andanças:
no deslumbre lírico de Alhambra
onde mouros construíram poemas de pedra
um rosto pálido de homem espreita
-- a sombra na caverna de Platão
lembra o pequeno morto
-- e no pálido azul de Samarcanda
as palavras lhe vêm lentamente
-- eu me lembro da música do sangue
na Rua dos Ourives

Dorme suavemente espírito da terra
enquanto dias e noites dão-se as mãos
e tudo se torna uma coisa só
espere calmamente irmão
mas sem contar que isso aconteça
que um grande brado anuncie a ressurreição
espere apenas um frágil murmúrio
de pássaros se aninhando e bosques brotando
a contar suas histórias passageiras
e saberá de onde vieram as palavras

(Al Purdy, em Beyond Remembering, 2000. Trad. livre MP)





The Dead Poet

I was altered in the placenta
by the dead brother before me
who built a place in the womb
knowing I was coming: 
he wrote words on the walls of flesh
painting a woman inside a woman
whispering a faint lullaby
that sings in my blind heart still

The others were lumberjacks
backwoods wrestlers and farmers
their women were meek and mild
nothing of them survives 
but an image inside an image
of a cookstove and the kettle boiling
— how else explain myself to myself
where does the song come from? 

Now on my wanderings: 
at the Alhambra's lyric dazzle
where the Moors built stone poems
a wan white face peering out
— and the shadow in Plato's cave
remembers the small dead one
— at Samarkand in pale blue light 
the words came slowly from him
— I recall the music of blood
on the Street of the Silversmiths

Sleep softly spirit of earth
as the days and nights join hands
when everything becomes one thing
wait softly brother
but do not expect it to happen 
that great whoop announcing resurrection 
expect only a small whisper
of birds nesting and green things growing
and a brief saying of them
and know where the words came from







From: Beyond Remembering - The collected poems of Al Purdy. 2000.





House Guest

For two months we quarrelled over socialism …. poetry …. how to boil water
doing the dishes …. carpentry …. Russian steel production figures and whether
you could believe them and whether Toronto Leafs would take it all
that year and maybe hockey was rather like a good jazz combo
never knowing what came next
Listening
how the new house built with salvaged old lumber
bent a little in the wind and dreamt of the trees it came from
the time it was traveling thru
and the world of snow moving all night in its blowing sleep
while we discussed ultimate responsibility for a pile of dirty dishes
Jews in the Negev …. the Bible as mythic literature …. Peking Man
and in early morning looking outside to see the pink shapes of wind
printed on snow and a red sun tumbling upward almost touching the house
and fretwork tracks of rabbits outside where the window light had lain
last night an audience
watching in wonderment the odd human argument
that uses words instead of teeth
and got bored and went away
Of course there was wild grape wine and a stove full of Douglas fir
(railway salvage) and lake ice cracking its knuckles
in hard Ontario weather
and working with saw and hammer at the house
all winter afternoon
disagreeing about how to pound nails
arguing vehemently over how to make good coffee
Marcus Aurelius …. Spartacus …. Plato and François Villon
And it used to frustrate him terribly
that even when I was wrong he couldn’t prove it
and when I agreed with him he was always suspicious
and thought he must be wrong because I said he was right
Every night the house shook from his snoring
a great motor driving us on into daylight
and the vibration was terrible
Every morning I’d get up and say “Look at the nails-
you snored them out half an inch in the night-”
He’d believe me at first and look and get mad and glare
and stare angrily out the window while I watched
10 minutes of irritation
drain from his eyes onto fields and farms and miles and miles of snow
We quarreled over how dour I was in early morning
and how cheerful he was for counterpoint
and I argued that a million years of evolution
from snarling apeman have to be traversed before noon
and the desirability of murder in a case like his
and whether the Etruscans were really Semites
the Celtic invasion of Britain …. European languages …. Roman law
we argued about white being white (prove it dammit) …. & cockroaches
bedbugs in Montreal …. separatism …. Nietzsche …. Iroquois horsebreakers on the prairie
death of the individual and the ultimate destiny of man
and one night we quarreled over how to cook eggs
In the morning driving to town we hardly spoke
and water poured downhill outside all day for it was spring
when we were gone with frogs mentioning lyrically
Russian steel production figures on Roblin Lake
which were almost nil
I left him hitch hiking on #2 Highway to Montreal
and I guess I was wrong about those eggs











viernes, 18 de enero de 2019

Archivo Bolaño: Cinco voces para recordar a Roberto Bolaño

Archivo Bolaño: Cinco voces para recordar a Roberto Bolaño: www.semana.com/ 18.07.2018 A 15 años de la muerte de Roberto Bolaño, cinco autores, realizadores y críticos lo recuerdan y hablan de ...





Santiago Gamboa, escritor colombiano
“No eran detectives, eran poetas”

Semana: ¿Qué hace a Roberto Bolaño un escritor único? 
Santiago Gamboa: Bolaño tuvo siempre un talento indescifrable y un gran magnetismo que proviene de muchas cosas al mismo tiempo, pero sobre todo de una relación profunda entre escritura y vida. Sus temas, su manera de abordarlos con nostalgia, el hecho de ver la vida desde la juventud y sus contradicciones, desde la pureza y los sueños incontaminados de la juventud. Todo eso hace que sus libros sean entrañables. También su mirada específica sobre América Latina desde una generación que fue sacrificada a ciertos ideales políticos, y que perdió la batalla.

¿En qué libro es identificable esto?
Esto se ve sobre todo en Amuleto, que proviene de Los detectives salvajes: esos jóvenes que entran al valle cantando e imitando los gestos de la vida y la alegría, pero que fueron sacrificados, y por eso, cuando la narradora llega al valle, sólo escucha el eco de su canto. Y ese eco es su "amuleto". En su mirada sobre América Latina aparece México, que fue siempre su gran tema (más que Chile), pero también la vida de los latinoamericanos de paso por Europa, jóvenes también, soñadores, intentando conquistar otros territorios, pero siempre un poco anclados en sus recuerdos latinoamericanos. De todos sus personajes emana una gran ternura. Y también la literatura como tema, el deseo apasionado de transformarse y ser poeta, que en su obra es un sueño y un anhelo juvenil, así esté encarnado en personas mayores, como en los críticos literarios de 2666. Para Bolaño, buscar a un poeta era un camino de perfección. Los críticos de 2666 buscan a Archimboldi, los jóvenes detectives buscan a la Tinoco. No son detectives en realidad, son poetas. 

¿Por qué Los detectives salvajes y 2666 siempre aparecen entre las mejores novelas de los últimos treinta años?
Los detectives salvajes fue siempre su gran obra "visible", mientras que 2666 fue su obra invisible. En vida, a Roberto le gustaba mucho preguntarles a los escritores cuántas páginas habían publicado. Recuerdo una cena en Sevilla, veinte días antes de su muerte, en la que estábamos varios: Volpi, Fresán y Padilla, entre otros. Cada uno dijo un número de páginas. Cuando fue su turno él dijo que había escrito más o menos el doble de lo que había publicado, y que su gran novela (2666), así la llamaba, contendría todo y tenía igual número de páginas que todos sus libros previos juntos. Esto no es exacto, claro, pero sí muestra cómo su obra invisible se relacionaba con la visible. 2666 con Los detectives salvajes. Recuerdo que él decía: "En mi nueva novela, quiero escribir la historia de toda América Latina, pero como eso es imposible, me centré en México. También quiero escribir toda la historia de la literatura, pero como eso es imposible me centré en la literatura alemana.

¿Y era 2666?
Sí. Él hablaba de su "nuevo libro", de su obra invisible, como si fuera la novela total y definitiva. Incluso una vez le oí decir que, al publicarse, le gustaría que la portada de 2666 fuera de hierro, como una puerta que pudiera cerrarse con llave. Él jamás tuvo la más mínima duda sobre su talento, sobre el valor de sus libros, y se veía a sí mismo como una especie de monje de la literatura. Su estudio en Blanes no tenía calefacción y hacía un frío de mil diablos, pero él decía que estar incómodo lo ayudaba a escribir mejor. "Et in Esparta ego", solía decir, parafraseando esa frase, creo que es de Cernuda, que decía "Et in Arcadia ego". Para él, había una relación estrecha entre el sufrimiento y el sacrificio con la escritura. Es un modo de ver y hacer la literatura muy propio, que en su caso tuvo que ver también con un aspecto físico, con una actitud de descreimiento muy adolescente hacia la vida. Todo eso está en sus dos grandes libros, pero también, de manera fragmentaria, en las obras menores, que son a su vez pequeñas obras maestras, como Estrella distante Nocturno de Chile.




Diego Trelles Paz, escritor, guionista y músico peruano
“Bolaño genera ganas de aventurarse a escribir”

SEMANA: ¿Por qué usted considera que Los detectives salvajeses la gran novela de América Latina en los últimos veinte años?
Diego Trelles: En primer lugar, es su megaestructura abierta, elástica y polifónica, en la que aparecen cincuentaitrés personajes declarando, uno escribiendo en un diario y una treintena asomando por el foco de la historia, veinte años de recorridos y ocho países como telón de fondo, además de una mixtura de géneros y situaciones que bien podrían permitir una infinidad de interpretaciones. Por esta razón, Juan Villoro la ha descrito como "una marea de historias, Las mil y una noches de una generación adicta a los paraísos artificiales de la poesía y del tequila blanco". Esta aparente desmesura narrativa es bien controlada por la limpieza de su estilo narrativo y por su inteligente composición circular.

Pero usted habla de más razones…
Sí, en segundo lugar, la novela está poblada y protagonizada por jóvenes latinoamericanos desdibujados y espectrales que emprenden búsquedas --físicas y metafísicas-- y que nunca dejan de desplazarse. Y, en tercer lugar, se ha dicho que Los detectives salvajes funciona como el reverso de Rayuela de Julio Cortázar porque Bolaño retoma temas fundamentales en los que ya había profundizado Cortázar con la novela más experimental del boom: la angustia existencial de toda una generación condenada al fracaso, el juego de los dobles, la persecución circular, la desconfianza permanente con el lenguaje.

¿Qué hace a Roberto Bolaño un escritor único?
Fue un autor prolífico que, pese a su regularidad, parecía competir con él mismo para alzar el listón de calidad en cada una de sus entregas. Su estilo sorprende favorablemente por la impresión de simpleza con la que se presenta: para definir la estética de Bolaño resulta útil la figura del oxímoron puesto que está elaborada en base a contrastes. Posee, así, una sencillez compleja cuyo efecto puede llegar de golpe o retardar las secuelas feroces que genera en el lector. Es dueño, además, de una prosa directa que nunca es intrincada ni hosca ni hermética. Hay en ella una musicalidad propia que no tiene parangón alguno en la literatura de habla hispana y, en este sentido, es a partir de Bolaño que se puede por fin consolidar el quiebre necesario con el boom latinoamericano de finales de la década del 60.

¿Qué más lo puede distinguir?
Si hay algo que distingue a Bolaño de sus contemporáneos es la manera inteligente en la que ha incorporado a su narrativa mecanismos propios de la literatura policial en los que involucra al lector de una manera activa. Finalmente, Bolaño es uno de esos autores que generan en los escritores más jóvenes de distintas nacionalidades unas ganas genuinas e inmediatas de aventurarse a escribir.




Jorge Carrión, escritor y crítico cultural
“Leerlo es como escuchar a un amigo”

“Bolaño creó un estilo muy reconocible, aparentemente conversacional, pero con metáforas puntuales de poeta y una estructura subterránea también poética que hace que el conjunto tenga una gran fuerza simbólica. Es decir, cuando lo lees parece como si estuvierais escuchando a un amigo, en medio de la noche, tomando un whisky, aventuras, misterios, exilios, chistes, digresiones y miedos; y cuando acaba de hablar descubres que ese monólogo de pulso aparentemente improvisado en realidad tenía la arquitectura y la fuerza de una tragedia clásica o de un poema épico”.




Orlando Echeverri, escritor y periodista colombiano
“Comencé con La literatura nazi en América

“Leí a Roberto Bolaño cuando tenía poco más de veinte años, en la biblioteca de la Casa España de Cartagena, rehuyendo de las clases de Kant en mi universidad. El primer libro que leí fue La literatura nazi en América y luego, si no me equivoco, Una novelita lumpen, y de allí en adelante todo lo que fui encontrando. Probablemente lo primero que me cautivó de su obra fue la naturalidad con que navegaba entre géneros diversos, o precisamente la ambigüedad que les imprimía, lo que evidenciaba una increíble libertad narrativa que no había encontrado en ningún otro escritor. Desde luego, otra de las características que me enganchó fue la desenvoltura con que encarnaba personajes y contextos internacionales, es decir, como constatando que más allá de las singularidades de cada nacionalidad, de cada idioma, fuera posible narrar el mundo a través de un lenguaje común, el del terror o la soledad, el del desamparo y el humor. Y, finalmente, la abundancia de referencias y la intertextualidad en sus libros me parecía una fuente inagotable para descubrir a otros autores”. 




Ricardo House, director de cine chileno
“Bolaño no es una leyenda inventada para conmover”

SEMANA: ¿Por qué se habla de que Bolaño es un mito?
Ricardo House: Bolaño se ha mitificado al verse rodeado de circunstancias que parecieran irreales y creadas con el propósito de construir a un personaje inexistente. Nada más alejado de la realidad. La onda expansiva que ha provocado su propuesta literaria en toda una generación de lectores, no es gratuita. Había un espacio vacío donde un héroe literario podría emerger. Un escritor con la potencia y con la audacia de Bolaño podría aspirar a obtener un buen recibimiento generacional, si era lo suficientemente grande. Y así fue. El último gran fenómeno literario latinoamericano había sido García Márquez pero ya habían transcurrido más de cuarenta años. Un público lector amplio recibió gozosamente a un Bolaño que aparecía proponiendo nuevas estructuras.

¿No es su vida, sí su literatura?
Su literatura es la que se ha encargado de mitificarlo al fusionar ficción y realidad, logrando atrapar a una generación completa de jóvenes lectores que necesitaban volver a identificarse con un escritor. Es muy reconocible que un escritor salido de una clase media trabajadora esforzada, que abandona la escuela para dedicarse a escribir (y a leer), trastornado por la poesía, trasplantado de país, haya logrado catapultarse de la manera que lo hizo Bolaño. Jugarse todo por la literatura, construyendo una alternativa poética al margen de la institucionalidad cultural y literaria en México y pasando todo tipo de "pellejerías" en Catalunya, hasta que finalmente se le toma en serio y se le reconoce en lo que vale, lo hace aparecer como un personaje valiente y especial. Y, por encima de todo, siendo un tremendo escritor.

¿Nada de leyenda?
Cuando se juntan características tan valiosas como el talento creativo, la inteligencia, sensibilidad y arrojo, y la capacidad para imaginar mundos y ponerlos al servicio de la literatura, entonces puede aparecer la magia, y junto a ella, el mito. Pero un mito nacido de una realidad verdadera, no de una leyenda inventada para conmover. El hombre y su historia están allí, para quien se interese en descubrirla. 

¿Cuál era la relación de Bolaño con el cine?
Bolaño viviendo en Catalunya se instaló a vivir en Blanes, un pueblo bonito en la costa del Mediterráneo. Un sitio de pescadores y de trabajadores. Allí se hizo amigo del dueño de la videoteca, lugar a donde acudía cada día por películas. Le gustaba todo. Yo creo que el mismo Bolaño se vivía como un personaje cinematográfico, escapado de alguna película policial, o de terror. Pero esto es pura especulación mía. La vida de Bolaño es una vida cinematográfica. Bolaño probablemente se resbaló por la fisura de alguna película. 

¿Por qué hizo un documental sobre él?
Cualquier documentalista con los ojos abiertos, que se encuentre con un personaje del tamaño de Bolaño, estaría ilusionado por abordarlo. El buscar respuestas para una generación que quedó dispersa en una gran diáspora latinoamericana, contribuye a incrementar el interés por un escritor poliédrico y seductor como Roberto Bolaño. Un personaje como este escritor tan distinto, es una oportunidad de oro para cualquier documentalista atento a lo que ocurre a su alrededor.








lunes, 14 de enero de 2019

Estadio Chile | Víctor Jara – Buenos Aires Poetry

Estadio Chile | Víctor Jara – Buenos Aires Poetry





ESTADIO CHILE | VÍCTOR JARA

DENOMINADO “CANTO QUE MAL ME SALES”, “SOMOS CINCO MIL” O BIEN “ESTADO CHILE”, ESTE POEMA FUE ESCRITO EL 15 DE SEPTIEMBRE DE 1973, HORAS ANTES DE QUE VÍCTOR JARA (1932-1973) FUESE ASESINADO. EL ESCRITO FUE ENTREGADO A BORIS NAVIA, ABOGADO Y MILITANTES COMUNISTA, QUE COMPARTIÓ LAS ÚLTIMAS HORAS CON EL CANTAUTOR CHILENO. NAVIA OCULTÓ LOS PAPELES EN LA SUELA DE SUS ZAPATOS, MIENTRAS OTROS LO COPIARON EN DOS CAJETILLAS DE CIGARRO. AQUÍ SE RECOGE LA VERSIÓN INSCRITA EN CHILE EN LA HOGUERA (1974) DEL PERIODISTA CHILENO CAMILO TAUFIC, EN LA QUE APARECERÍA EL ÚLTIMO VERSO CON UNA INVOCACIÓN “AL FUSIL” QUE NO APARECE EN LA VERSIÓN DEL LIBRO DE JOAN JARA, VÍCTOR JARA: UN CANTO TRUNCADO (1983). LA RAZÓN MÁS FUERTE PARA CREER EN ESTA VERSIÓN ES EL CAMBIO DE MÉTRICA Y RITMO DE LOS ÚLTIMOS DIEZ VERSOS. SE TRATA DE UNA DÉCIMA, MUY SIMILAR A LAS DE VIOLETA PARRA, DONDE DEBEN RIMAR LOS VERSOS 1, 4 Y 5; EL 2 CON EL 3; DONDE EL 6 ES LIBRE, PERO DEBE RIMAR EL 7 CON EL 10, DE MODO QUE RESULTA DIFÍCIL PENSAR EN QUE EL POETA LO DEJARA SIN RESOLUCIÓN, COMO SE SUELE PRESENTAR, INCONCLUSO HASTA EL VERSO 9.

ESTADIO CHILE

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Solo aquí
diez mil manos siembran
y hacen andar las fábricas.
¡Cuánta humanidad
con hambre, frio, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!
Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.
Un muerto, un golpeado como jamás creí
se podría golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores
uno saltó al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija de la muerte. 
¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!
Llevan a cabo sus planes con precisión artera
Sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroísmo
¿Es este el mundo que creaste, dios mío?
¿Para esto tus siete días de asombro y trabajo?
En estas cuatro murallas solo existe un número
que no progresa,
que lentamente querrá más muerte.
Pero de pronto me golpea la conciencia
y veo esta marea sin latido,
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona
llena de dulzura.
¿Y México, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignominia!
Somos diez mil manos menos
que no producen.
¿Cuántos somos en toda la Patria?
La sangre del compañero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas
Así golpeará nuestro puño nuevamente
¡Canto que mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y que siento
hará brotar el momento
de la sangre, un fusil.

COLABORACIÓN ENVIADA POR RODRIGO ARRIAGADA-ZUBIETA PARA BUENOS AIRES POETRY, 2019.